19 julio 2006

Carne de botón

¿Te gusta conducir? Pues sí. Me gusta conducir y me gustan los coches, aunque mi coche no me agrada precisamente. Es el diseño, que es muy rancio. Pero por dentro es comodísimo, que es lo que yo busco en un coche: confort. Soy carne de botón, y este tiene botones por todas partes, y decenas de funciones automáticas. ¡Adoro las funciones automáticas! Tengo la sensación de que miles de enanitos trabajan para mi, y eso hace que me sienta alguien importante. Sensor de lluvia, sensor de luz, navegador, velocidad crucero, freno y acelerador en el volante... y sobre todo, es automático. Desde que los probé hace años no quiero conducir coches que no sean automáticos. Son comodísimos y sobre todo para una ciudad tan... tan... tan atascada como Madrid.

Cuando a veces comento que mi coche es automático, casi siempre hay alguien que salta con aquello: "Uf, automático, a mi no me gustan, a mi gusta conducir y sentir cómo cambio las marchas yo mismo". ¡Qué estupidez tan grande! ¿Para qué conducir tú si lo puede hacer la máquina? Es cómo decir que prefieres lavar la ropa a mano para sentir
como la frotas. ¡Qué estupidez!

RM.

PD: A las dalias les sienta tan bien el calor. Están preciosas.

2 comentarios:

Ivan dijo...

Que 'pagao' mi niño con sus botoncitos!! No se por que dices que el diseño no te gusta si sabes que vas a terminar comprandote otro igual, jejeje.... bueno, estoy muy denso y no se me ocurre nada. Buenas noches ;)

jandro dijo...

Estaría bien que dijeras que coche es y tal... yo por mi parte me gustan los coches manejables en ciudad, y lo unico automatico que requiero es la ventanilla y el motor, no me gustaria tener que bajar a darle con una manivela como en tiempos antiguos XDDD